Inicio » Cuidados » ¿Los dálmatas huelen mal? ¿Qué hacer para solucionar el mal olor de tu dálmata?

¿Los dálmatas huelen mal? ¿Qué hacer para solucionar el mal olor de tu dálmata?

solucionar mal olor de tu dálmata

Los dálmatas son una raza generalmente libre de olores y rara vez tienen un olor fuerte a perro con el que podrías estar familiarizado. El cepillado rutinario junto con baños ocasionales debería ser suficiente para mantener limpio a tu dálmata.

Sin embargo, hay momentos en los que un dálmata puede volverse un poco maloliente. Si este es el caso tuyo y de tu dálmata, este artículo te explicará que podría ser y qué puedes hacer.

También te puede interesar:

¿Los dálmatas son una raza maloliente?

Afortunadamente, los dálmatas son una raza naturalmente higiénica con muy poco olor a perro.

Si estás considerando tener un perro nuevo, pero el olor a perro con el que todos estamos familiarizados te desanima, un dálmata es una buena opción.

Entonces, ¿Por qué es esto?

¿Por qué los dálmatas no son una raza con mal olor?

En primer lugar, los dálmatas participan mucho en la auto limpieza. Al igual que los gatos lamen constantemente su propio pelaje, la mayoría de los dálmatas se acicalan de manera similar. Esto tiene un impacto significativo en la limpieza de su pelaje.

En segundo lugar, los dálmatas tienen un pelaje corto de una sola capa. El beneficio de esto es que el barro y la suciedad tienen poco a lo que adherirse y, por lo general, se cae antes de que pueda causar problemas de higiene.

¡Y eso es todo!

Sin embargo, hay ocasiones en las que es posible que tu dálmata no huela a rosas, así que cubriremos eso a continuación.

8 Razones por las que tu dálmata huele mal

Si tu dálmata ha empezado a oler mal, probablemente se debe a alguna de las siguientes razones:

  • Bañarse en exceso.
  • Infecciones por hongos.
  • Patas sucias.
  • Mal aliento y problemas dentales.
  • Problemas en la piel.
  • Pelaje sucio.
  • Infecciones de oído.
  • Sacos anales.

1. Bañarse en exceso

Para mantener limpios a nuestros dálmatas, ocasionalmente necesitaremos bañarlos. Pero hay una gran consecuencia al bañarlos con demasiada frecuencia.

El exceso de baños comenzará a eliminar los aceites naturales que se encuentran en el pelaje y en la piel de tu dálmata. Estos aceites naturales son esenciales para mantener a tu dálmata sano, limpio y sin olores.

En respuesta a no tener ningún aceite natural al bañarse en exceso, el cuerpo en realidad comenzará a producir más aceite en respuesta. Desafortunadamente, demasiado de algo bueno se termina convirtiendo en malo. El aceite hará que tu dálmata se vuelva grasiento, sucio y, finalmente, muy maloliente.

2. Infecciones por hongos

Las infecciones por hongos pueden ser causadas por una variedad de problemas diferentes y pueden desarrollarse en algunas zonas típicas del cuerpo.

Las infecciones por hongos ocurren cuando las bacterias se acumulan hasta el punto de que se salen de control. La bacteria en sí misma puede oler, pudiendo causar más problemas en la piel si no se trata.

La mayoría de las infecciones por hongos ocurren en los pliegues de la piel, las orejas, las patas o en cualquier tipo de área húmeda del cuerpo de tu dálmata.

Los síntomas típicos de una infección por hongos incluyen el mal olor, rascado constante, piel roja e irritada, pérdida de pelo, capa grasosa, piel con costras, piel seca, llagas, crecimiento de bacterias blanquecinas e infecciones de oído.

3. Patas sucias

Las patas son las culpables típicas del mal olor en todos los perros. Esto, sin embargo, no debe confundirse con un ligero olor a perro, que en realidad es totalmente normal. Simplemente no deberían estar en un nivel repulsivo de olor.

Las patas son el lugar de las principales glándulas sudoríparas de tu dálmata y, por lo tanto, son un lugar privilegiado para las infecciones por hongos y el crecimiento excesivo de bacterias. Como explicamos anteriormente.

Además, las patas son el primer punto de contacto con el suelo y, por lo tanto, pisan una amplia gama de sustancias desconocidas cuando están afuera. Ya sea en tu propio jardín o en el parque para perros de tu localidad, tu dálmata podría haber pisado otra caca, o algo asqueroso o podrido.

4. Mal aliento / problemas dentales

El mal aliento puede provenir de problemas digestivos, cuando tu dálmata tiene una mala reacción a ciertos ingredientes, o puede ser causado por una mala higiene dental.

La mayoría de los dueños admiten que no cepillos los dientes de sus perros. Este es un gran error considerando que la enfermedad de las encías es causada principalmente por la acumulación de placa y bacterias que se pueden prevenir con el cepillado diario.

La placa, el sarro y las bacterias no solo contribuyen a una enfermedad mortal, sino que también dejarán a tu dálmata con un aliento extremadamente malo.

5. Problemas en la piel

Además de las infecciones por hongos, existe una variedad de problemas relacionados con la piel que pueden contribuir al mal olor.

Problemas como la tiña y la foliculitis eventualmente pueden causar sequedad en la piel, lo que a su vez puede provocar mal olor.

La piel seca puede ser causada por una amplia gama de problemas y, en la mayoría de los casos, resulta en un exceso de producción de grasa de la piel para compensar. Y como mencioné antes, esto solo genera más olor y una capa grasosa.

6. Pelaje sucio

Podría ser una razón simple, como que tu dálmata se haya revolcado en algo sucio durante tu última caminata.

Incluso los dálmatas mejor entrenados tendrán la necesidad de hacer cosas que no deberían hacer de vez en cuando.

Ya sea un charco de barro, comida podrida y otro excremento animal, si tu dálmata se ha revolcado en algo, podría ser la causa del olor.

Solo toma un segundo para que tu dálmata se tire al suelo y se revuelque, puede haber sucedido mientras no estabas mirando. Así que asegúrate de darle a su pelaje una inspección minuciosa.

Además, nadar en lagos o ríos también puede hacer que el pelaje huela mal más adelante. Es mejor dejar que tu dálmata nade solo en el mar o en la piscina.

7. Infecciones en el oído

Lo creas o no, las infecciones en los oídos son razonablemente comunes y muy malolientes.

La mayoría de los dálmatas experimentarán al menos una infección de oído a lo largo de su vida y, al mismo tiempo, será la fuente de un olor fuerte, que inicialmente es difícil de localizar.

Cuando tu dálmata huele mal, el último lugar en el que piensas revisar son sus oídos.

Si notas que tu dálmata se rasca las orejas, sacude la cabeza o simplemente presta más atención de lo normal a esa área de su cuerpo, podría indicar una infección de oído y será necesario una cita con el veterinario.

8. Sacos anales

Por último, pero ciertamente no menos importante, tu dálmata podría haber sufrido un impacto en sus sacos anales que pueden causar un hedor desagradable.

Hay dos sacos anales ubicados justo dentro del ano. Estos sacos segregan una sustancia que se utiliza principalmente para marcar su olor. Una pequeña cantidad de secreción sale cuando tu dálmata hace caca.

Desafortunadamente, sin embargo, debido a una serie de razones estos sacos pueden impactarse y, cuando lo hacen, la secreción puede asentarse alrededor del ano y no cortarse después de hacer caca. La secreción tiene un olor a pescado muy fuerte (descrito por la mayoría de personas).

Si notas que tu dálmata se arrastra por el suelo, prestando especial atención a su trasero, entonces vale la pena que un veterinario lo revise para permanecer seguro.

¿Cómo prevenir que tu dálmata huela mal?

Para mantener el olor de tu dálmata tan fresco como debería, hay algunos hábitos saludables para tomar nota:

  • Evita el exceso de baños. Solo baña a tu dálmata una vez cada 3 o 4 meses.
  • Lava las patas de tu dálmata con frecuencia cuando regreses de dar un paseo.
  • Cepilla semanalmente a tu dálmata (a pesar de tener un pelaje corto).
  • Inspecciona regularmente el cuerpo y el pelaje de tu dálmata en busca de signos de problemas en la piel o suciedad.
  • Usa toallitas húmedas para bebés para limpiar el pelaje semanalmente.
  • Comienza a cepillar los dientes de tu dálmata al menos 4-6 veces por semana.
  • Limpia suavemente e inspecciona las orejas de tu dálmata regularmente.
  • Asegúrate de que la dieta de tu dálmata funcione bien para este (sin diarrea, malestar, letargo después de comer, etc.)

Además de esto, programar un chequeo general de salud con tu veterinario dos veces al año puede ser de gran ayuda para prevenir problemas de salud antes de que sucedan o se conviertan en algo peor.

¿Cuándo visitar al veterinario?

Si notas un fuerte olor proveniente de tu dálmata, lo primero que debes hacer es inspeccionarlo a fondo para ver si al menos puedes localizar la fuente del olor.

Revisa todo su cuerpo, patas, orejas, boca, trasero e inspecciona su pelaje.

Si la fuente del olor no es obvia para ti, entonces es mejor programar una cita con tu veterinario para un examen físico.

Tu veterinario sabrá exactamente qué revisar y dónde buscar, además de descartar problemas de salud subyacentes.

Deja un comentario